• Contacto 0810 333 5536

Cómo ahorrar dinero con un objetivo que motive

1024 356 Broker del Puerto
  • 0

Ahorrar nunca fue fácil pero, tener un objetivo en mente que nos motive o una meta que guíe el camino, hace que la causa sea más alentadora.

Plantear  irse de vacaciones, cambiar el auto, una renovación o ampliación de la casa, un nuevo emprendimiento, hay que sacar provecho de esas motivaciones para organizar las cuentas.

El primer paso, es ser consciente de los gastos que se hacen de forma diaria, como a muchos es muy probable que gran parte de tus ingresos mensuales se diluyan en cosas menores que omites porque se pasan por alto en la rutina diaria.

Para conocer tus gastos, primero empecemos por distinguir los tipos de gastos y clasificarlos.

Gasto primario: son los gastos imprescindibles y necesarios, en los cuales vas a tener que basarte para arrancar a organizar tus metas de ahorro.

Incluyen: El pago del alquiler, la factura de la luz y el gas, el pago de seguros, educación, salud, transporte público, compras en supermercado, hasta las cuotas de las tarjetas de crédito.

Gasto secundario: Si bien aquí entramos en clasificaciones muy personales, esta categoría se subdivide en dos grupos para que puedas darte cuenta que en ambos casos podes eliminar muchos gastos.

Dentro del primer grupo encontramos los gastos recurrentes, las compras casuales en las cuales gastas dinero, sin darte cuenta y que al final del mes suman un número importante.

Incluyen: Salidas a comer, el café de paso, artículos de cuidado personal u hogar que vas viendo, compras en kioscos, etc. Básicamente,

El segundo subgrupo se denomina gastos puntuales, planificados, que permiten darnos un gusto y sin por ello tener que dejar de ahorrar.

Algunos ejemplos de esto son: un mueble, un electrodoméstico, unos almohadones, un juguete para tus hijos, decorativos para el hogar, un viajecito en fin de semana largo.

El primer objetivo es entender en qué se gasta el dinero teniendo un panorama mensual y organizado y desde este punto de partida, planear tus metas de ahorro.

Así se comienzo a generar el hábito de ahorro, con metas cortas y alcanzables. Una vez que se logren los primeros resultados, estarás preparado para  objetivos de mayor dimensión.

Porque todos sabemos que no es lo mismo ahorrar para comprar una nueva computadora que para comprar un auto o más aun, una casa.

Por tal motivo, para ir paso a paso existen herramientas que nos ayudan a planificar y estas son los organizadores de cuentas. Que podemos utilizar de acuerdo a nuestras preferencias.

Si gustas y te parece más practico una libreta y lápiz, adelante. Sino, una opción sencilla es usar una planilla de Excel, si pasas mucho tiempo con tu celular te recomendamos la descarga de alguna aplicación de organización de gastos (existen muchísimas alternativas). Lo importante es hacerlo y ser constante en el registro de salidas de dinero.

Ahora estamos en el punto de analizar las formas de ahorro.

Una vez definidos y clasificados tus gastos, vas a llegar a un número mensual aproximado de tu porcentaje de ahorro.

En este momento vas a tener que definir con claridad cuál es tu meta y hacerte una pregunta ¿Qué motiva mi ahorro? Si nunca pudiste ahorrar porque caes en la tentación de ver el dinero en tu cuenta sin gastarlo, lo mejor que podes hacer es invertir en un plazo fijo.

Si tu objetivo de ahorro es válido, motivador y queres poder llegar a cumplirlo, vas a tener que incorporar el hábito del ahorro, como te aconsejamos anteriormente, empieza por metas pequeñas como la compra de un celular, pintar tu casa, cambiar tu tele, etc.

Para aprender de la gratificante experiencia de cumplir una meta y de saber que el esfuerzo valió la pena.

Una segunda pregunta que debes responder es ¿Dónde guardar el dinero que ahorro?

Y aquí otro consejo, intenta no dejar tu dinero quieto en tu caja de ahorro; como bien sabemos, la inflación crece continuamente y tener tu dinero sin ningún tipo de rendimiento, es empezar perdiendo.

Hoy en día, si no sabes dónde o cómo  invertir o no te interesa, intenta conservar tu dinero en cajas de ahorro remuneradas que, sólo con depositarlo, ya estás generando intereses.

Otra alternativa es un plazo fijo o un fondo común de inversión. Actualmente, hay muchas maneras en las que podes hacer rendir tus ahorros sin pérdidas y venciendo a la inflación en el camino.

La clave es no perder la motivación, el foco de tu meta, está en vos crear un hábito constante y ser perseverante.  Nosotros como tus productores de seguros estamos con vos para asesorarte, ahora, en las mejores alternativas de inversión y ahorro de tu dinero.